Introducción a la Iluminación

La aparición del ser iluminado 

 

Un ser iluminado apareció en la isla de Yeonwha en el mar del sur de corea en noviembre de 1984. Desde ese momento se llama a si mismo Tathagata y ha estado explicando lo que  el ser iluminado puede hacer y por que esta era lo necesita. Pero  nadie se lo toma en serio. De esta manera viaja por todo el mundo, intentando mostrar el camino de la humanidad en el mundo. 

 

Que es la iluminación 

 

Iluminación es abrir los ojos a lo que existe. Desde el momento que alcanzas la Iluminación, se hace posible ver lo que que hay en el principio o ley, que hace que todas las cosas del mundo puedan existir. Tambien reconocerás los fenómenos a través de los cuales lo que existe aparece; y podrás decirlo. 

 

Requerimientos para la  iluminación 

 

Para alcanzar la iluminación, el camino exacto debe saberse. Primero, las actividades del karma que tratan de conquistarte tienen que parar. Segundo tienes que poder ver lo que existe. Tercero tiene que haber consciencia y coraje dentro de uno mismo. Cuarto, el karma dentro de ti tiene que extinguirse a través  del amor. 

 

El periodo del advenimiento de un ser iluminado 

 

Como antes se ha comentado, aquel que alcanza la iluminación suprema (el estado de liberación) se llama a si mismo Tathagata. Un Tathagata aparece una vez entre un periodo de alrededor 3000 años. El propósito de la aparición de un  ser iluminado es mostrar el camino en el mundo para los seres humanos. 

 

Los fenómenos después de estar iluminado 

 

Merece la pena tener interés en los fenómenos que le suceden a uno después de conseguir la iluminación. La Iluminación es lo que hace que el origen de la consciencia alcance el estado más alto.. Si la Iluminación es alcanzada la angustia y la ilusión desaparecen, los deseos se alejan y los factores que hacen que  las cosas del mundo existan , pueden percibirse. 

 

Las enseñanzas de un ser iluminado 

 

El ser iluminado dice lo que es.Si la gente acepta lo que dice como importante, como cuando aprenden matemáticas, se darán cuenta por si mismos del hecho de que las cosas del mundo muestran resultados a través de un solo principio. Incluso cuando las enseñanzas del ser iluminado son fáciles de enseñar, la gente que no abre sus ojos a la verdad del mundo tendrá dificultades en aceptar las enseñanzas y ponerlas en práctica. 

 

La habilidad del ser iluminado 

 

La habilidad de aquel que alcanza la Iluminación perfecta no puede ser explicada fácilmente con ningún tipo de comparación. Esto es así porque el ancho rango que el ser iluminado puede ver, no puede ser explicado de manera limitada. Por ejemplo, El ser Iluminado ve más cosas en un solo principio que 10 millones de científicos que han aparecido hasta ahora han encontrado o revelado. 

 

El valor de la iluminación 

 

El valor de la iluminación no puede ser comparado con ninguna otra cosa. Si la iluminación se alcanza, uno se convierte en la mejor existencia del mundo. Una vez iluminado, uno logra hacerse existir permanente y cuando renace en el futuro, su origen extraordinario  le hará un Tathagata o un Gran Rey con gran poder. 

 

Cosas que el que quiera la iluminación tiene que tener cuidado  

 

Alguien que quiere la iluminación, primero debe saber como el que es o era un iluminado pudo conseguir la iluminación. Y si son lo suficientemente afortunados de encontrar un ser iluminado, les será la mejor ayuda. Pero si no deben poner en práctica hasta que no encuentren el preciso camino hacia la ilumnación. Si se encuentran con alguien que no está iluminado y siguen su enseñanzas pueden ponerse en un serio peligro. 

 

La vida del ser Iluminado 

 

Si la iluminación es alcanzada, la vida se vuelve difícil. Primero, se distancia de las personas más cercanas. Segundo, se vuelve muy difícil mostrar en ninguna parte, las cosas que él ve fácilmente. La razón es porque la mayoría de la gente está controlada por el karma en su interior y no están dispuestos a estar cerca del ser iluminado. A pesar de esta realidad, el ser iluminado continua sin parar haciendo el trabajo con el que despertar las consciencias de la humanidad.